Inicio Deportes Las razones de la suspensión del amistoso con Israel

Las razones de la suspensión del amistoso con Israel

54
0
Compartir

En plena cuenta regresiva al Mundial de Rusia, el conflicto entre Israel y Jerusalén y la consecuente suspensión del amistoso Israel-Argentina acaparó toda la atención. Los puntos centrales del conflicto.

En la previa del Mundial de Rusia 2018, la Selección argentina iba a viajar a Jerusalén para jugar el sábado un partido con Israel. Iba a ser el último amistoso antes del comienzo del sueño mundialista.

No obstante, el malestar que desató el encuentro entre los palestinos y las amenazas sufridas por los jugadores argentinos hizo que el partido se suspendiera en la tarde de ayer martes.

“Lo vivido en las últimas 72 horas, las amenazas, nos obligaron a tomar la decisión de suspender el amistoso”, manifestó en la mañana de este miércoles en conferencia de prensa el presidente de la AFA, Carlos Tapia.

Y añadió: “el fútbol trasciende fronteras y es un deporte que no tiene nada que ver con la violencia”, al mismo tiempo que reflexionó sobre el conflicto entre Israel y Palestina: “Los que piensan y nos tratan de ignorantes nos subestiman. Estamos ante una realidad que se da hace 70 años”.

Cabe recordar que manifestantes palestinos habían pintado camisetas de Messi con pintura roja, aparentando ser sangre, y el presidente de la Federación Palestina, Jibril Rajub, había realizado un llamamiento a quemar la camiseta de Lionel Messi si se jugaba el partido.

“Messi es un personaje muy querido en Palestina, puede ser un detonante para parar esta brutalidad”, manifestaba un hincha argentino en las puertas de la Ciudad Deportiva Joan Gamper del club Barcelona, donde entrenaban los jugadores de la selección argentina en plena cuenta regresiva al Mundial de Rusia.

“¿Es acaso lógico que Messi, el héroe, vaya a jugar en un estadio construido sobre las tumbas de nuestros ancestros?”, se podía leer en una carta escrita por refugiados desplazados de Jerusalén oriental, más precisamente del lugar donde hoy se encuentra el estadio donde se iba a disputar el partido.

Sólo algunas semanas atrás, se registraron numerosos choques violentos en las fronteras de la Franja de Gaza y Cisjordania.

A su vez, hace un mes hubo 60 muertos a raíz de enfrentamientos provocados por la decisión de Donald Trump de mudar la embajada de los Estados Unidos en Israel de Tel Aviv a Jerusalén.

El conflicto data de 1967, cuando la parte este de la ciudad fue reclamada por Israel.

“Cuando en 1948 finalizó el mandato británico sobre la región, se estableció que Jerusalén tendría un status internacional bajo administración de la ONU. Pero Israel ocupó en 1948 el sector Occidental y en 1967 la parte Oriental de la ciudad. Aunque hubo varias resoluciones que exigieron que regresara a las fronteras de 1967, Israel declaró en 1980 a toda la ciudad como su capital “eterna e indivisible”, consigna La Nación.

Siguiendo el consejo de la ONU, la mayoría de los países incluyendo la Argentina tiene su embajada en la ciudad de Tel Aviv, a 70 kilómetros de distancia, sobre el Mediterráneo. Estados Unidos mantuvo su embajada en Tel Aviv, pero el Congreso norteamericano aprobó en 1995 una ley en la que reconocía a Jerusalén como capital y ordenaba que en 1999 se trasladase allí la sede diplomática. En su carácter de mediador entre Israel y los palestinos, el Ejecutivo norteamericano evitó concretar esa medida e históricamente desde hace 18 años los presidentes habían pospuesto el traslado.

En diciembre pasado, el conflicto se agudizó tras la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien anunció que reconocía a Jerusalén como capital de Israel, en lugar de Tel Aviv. La ONU condenó dicha decisión y la Argentina fue uno de los 35 países que se abstuvo al respecto.

Cabe destacar que dicha decisión norteamericana provocó violentas reacciones entre los palestinos, especialmente en la Franja de Gaza, bajo control del movimiento islamista Hamas. La escalada de violencia con centenares de muertos es la mayor desde la Guerra de Gaza de 2014.

Frente al mundo islámico y la neutralidad que había mantenido hasta entonces la Argentina, el presidente de la AFA, Claudio Tapia, hace dos semanas estrechó la mano del embajador Ilan Sztulman en Buenos Aires y acordó sumarse a los festejos por el 70° aniversario de la creación del Estado de Israel con un partido en el Teddy Stadium, precisamente en Jerusalén.

Este miércoles, desde la Federación de fútbol israelí anunciaron una demanda contra la Federación Palestina ante la FIFA tras la anulación del amistoso Israel- Argentina de cara al Mundial.

“Nos enfrentamos a un acto de terrorismo futbolístico por parte de la Federación de fútbol palestina y de su presidente. No se trata simplemente de otro discurso más ante el congreso (de la FIFA) o de una propuesta más en la agenda, sino de amenazas contra los jugadores que vienen a Israel”, dijo ante la prensa el vicepresidente de la Federación Israelí, Rotem Kamer.

“Se le dice al mundo árabe que quemen la camiseta de Messi, se amenaza a las familias de los jugadores”, añadió, sin más precisiones sobre quién habría formulado esas amenazas.

Desde la Embajada de Israel en la Argentina también se manifestaron sobre lo sucedido y en el día de ayer martes, adjudicaron la suspensión del partido a las amenazas hacia Messi. “Las amenazas y provocaciones dirigidas a Lionel Messi, que lógicamente suscitaron la solidaridad de sus pares y el temor a concretar el amistoso, no son ajenas a la cotidianidad de la población civil en Israel cuyos deportistas, sin ir más lejos, han sido en numerosas oportunidades objeto de violencia y atentados”, sostuvo la representación diplomática del país asiático.

A través de un comunicado, la Embajada dirigida por Ilan Sztulman remarcó que “la amistad entre la República Argentina y el Estado de Israel, próxima a cumplir 70 años, no se dirime en un partido de fútbol”.

“El país democrático y el público plural (compuesto por judíos, musulmanes y cristianos) espera siempre con ansias poder recibir a las principales figuras del deporte argentino”, finalizó el texto difundido tras la suspensión del encuentro.

El Gobierno argentino, en tanto, se desvinculó de la AFA y aseguró que no tiene injerencia alguna en la organización del suspendido partido. “La AFA es una asociación civil sin vinculación con el Estado argentino y el Gobierno no participa ni tiene injerencia alguna en la organización del evento, ni en un ninguna otra actividad en que ésta participe, en conformidad con los estatutos de la FIFA”, sostuvo la Cancillería a través de un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Y subrayó que “nada modifica la posición argentina sobre el conflicto palestino-israelí o sobre el estatus especial de Jerusalén”.

“La República Argentina reafirma su tradicional de reconocimiento del estatus especial de Jerusalén, según lo establecido por las resoluciones del Consejo de Seguridad y de la Asamblea General de las Naciones Unidad”, añadió el texto difundido por el Palacio San Martín.

Fuente: Diario Puntal

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here