La comodidad es incómoda.

    261
    0

    Colombia 3 Grecia 0
    14 de Junio. Belo Horizonte.
    13:00.

    Cuando a los 5 minutos ya tenés un gol arriba y casi no te has despeinado, es probable que te suceda lo que le ocurrió a Colombia. Se durmió en todas sus filas y para colmo del espectáculo, Grecia no proponía nada interesante y nos tuvimos que comer 30 minutos de nada-fútbol.
    Pablo Armero capitalizó la pelota cerca al punto penal, Manolas no la pudo rechazar, el balón se desvió y entró suave por el palo derecho del portero griego. El baile de celebración no se hizo esperar y enloqueció a la tribuna. Iban 5, después nada. Pobres los que seguían el minuto a minuto, qué habrán escrito en todos esos momentos vacíos…
    El equipo de José se repetía en el ataque y Teo no alcanzaba a conectar algo diferente, más o menos como nos tiene acostumbrados en River, a hacer poco y no muy seguido.
    En este pasaje de los 40 del primer tiempo, los cafeteros nos hicieron acordar al Chile de ayer, que dos a cero arriba se durmió profundamente.
    El balance del primer tiempo fue: Colombia conforme y Grecia también. Sobre el final Ospina justificó el viaje a Brasil y sacó una pelota increíble que podría haber sido el empate griego.
    Cuando volvió a la cancha, Colombia llegó al campo de juego con un acelerador en la mano. Gracia volvió con un palo y una bolsa. Se la pasó pegando durante gran parte del partido. A los 57 Teo estiró la pierna y el marcador, 2 a 0 para Colombia. Mojó el delantero de River, festejo millonario. En tanto a los griegos no se les caía una sola idea. El travesaño le dice no a los griegos, que cuando tuvieron una la erraron. Colombia tocaba y tocaba y el tiempo pasaba. Cuando los partidos son tan desparejos, cuando hay un claro dominador y un dominado, la meseta futbolística se hace presente. A esta altura Colombia regulaba y media sus pasos teniendo en cuenta los próximos partidos. Otra característica que sobresale en estos encuentros es intentar conservar en buen estado a todos los que están en la cancha. A este partido le sobraron 20 minutos. A los 84 Grecia acarició el descuento pero no lo concreto en esa ocasión. A los 92, Rodríguez concretó el tercero, porque Colombia es contundente. Un resultado que fue exagerado, pero es válido.
    Cuando el sueño era enorme, ganó Colombia. José está conforme.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí