Y es que lo tenemos a Messi…

    307
    0

    Argentina 1 Irán 0
    21 de junio. Belo Horizonte.
    13:00.
    Y tenemos a Messi… Hace unos días se le pedía a Sabella que jugaran todos los galácticos. Hoy en algún momento del partido se le pedía a Sabella que tratara de poner más juego en la cancha. Qué difícil es ser técnico de nuestra selección. Nadie se conforma.
    Los hinchas desatan la euforia. En un equipo en donde juega Messi, no se puede predecir cómo va a terminar el partido. Este mundial encuentra a todos los equipos muy parejos y nunca se sabe, hasta jugar, quién ganará y quién pasará a la otra ronda. Irán fue un rival mucho más complicado a lo que a priori indicaban los papeles. Otra vez prevalece la realidad, que indica que no siempre lo que se dice, es lo que se hace o lo que acontece verdaderamente. En el corazón de Belo Horizonte estuvo teñido de celeste y blanco. La euforia estalló en todo el país. Luego de los himnos Argentina comenzó a jugar necesitando hacer el primer gol antes que respirar y levantar la cabeza. Irán muy ordenado se paró atrás y se disciplinó de manera espectacular para no perder por goleada. Tuvo orden también para pasarse la pelota y alejarla de su arco, pero nada más que eso. Lo que fue desesperante estuvo relacionado con el ir tan vertiginoso de nuestra selección. La ilusión de obtener La Copa del Mundo nos hizo estar impacientes durante todo la primera etapa. Queríamos patear al arco, marcar, atajar y golear y como si fuera poco gustar. Se puede todo eso junto en el fútbol actual????
    Messi, fue intentando jugar con sus laterales, Agüero estaba impreciso e Higuaín parecía estar jugando en cámara lenta. No toda la responsabilidad era de Sabella. Al cierre del primer tiempo Argentina era el que buscaba y no corría riegos.
    En el segundo no estaba fácil colarse en el entramado que armaba Irán. Era complicado desbloquear la defensa de los asiáticos. A los 52 Reza conectó de cabeza y encontró a Romero impecable que ahogó el grito de Irán. A los 59 avisó Messi que en algún momento iba a colarles un gol. El tanto estaba al caer, pero no llegaba. A los 66 Romerito justificó estar al frente del arco Nacional. La sacó por encima del travesaño. Minutos después se quedó con un disparo a quemarropa y les dejó a todos bien claro que hoy era casi imposible batirlo. A los 71 Lionel tuvo un tiro libre que se fue por muy poco. Pese que los iraníes pegaban y protestaban los fallos como por ejemplo una supuesta falta de Zabaletta que llegó antes a la pelota y luego desplazó al delantero iraní con el impulso, y no fue penal. Y cuando todo estaba terminado, apareció el genio, la pulga, el enano mágico y colgó un disparo con comba lejos del alcance del arquero de Irán. 91 minutos, Gollllllllllllllllllllllllll, Golazooooo de Messi y ganó Argentina. Nos espera aún Nigeria, pero ya pasamos de ronda. Debemos mejorar sin duda, pero también debemos dejar de conjeturar antes de jugar.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí