Con un gran trabajo en equipo ganó Argentina

    353
    0

    Argentina 1 Bélgica 0
    5 de julio. Brasilia.
    13:00.
    Buscábamos ocupar un lugar entre los cuatro mejores del mundo. Queremos volver a ser protagonista siempre. 24 años nos separaban de Italia 90´y debíamos seguir intentándolo.
    Así entró Argentina a la cancha. En frente estaba Bélgica que sabía que la parada era dificilísima. Pasaron 8771 días desde la última vez que la Argentina pudo superar el umbral de los cuartos de final en un Mundial. Aquella vez fue un 30 de junio de 1990 en Florencia, en Italia 90, en esa aventura que terminó en la final. Hoy, es en Brasilia, la capital de Brasil, con muchos más hinchas argentinos en las tribunas y con la ilusión que crece de la mano de Messi. Son dos partidos más para un equipo que aún no apareció en toda su dimensión, pero que hoy hizo el mejor encuentro del torneo y que jugó bien.
    Messi está jugando el Mundial que tanto se le reclamaba. Desequilibrante, decisivo, con gol, pases punzantes, el único jugador argentino que siempre respondió en Brasil 2014. Hoy, tuvo un gran primer tiempo y en el segundo pagó las consecuencias del desgaste, de una marca belga constante sobre él. Hasta fue vital para recuperar la pelota, como en el gol argentino, hasta cometió faltas, estuvo muy metido. La buena noticia es que Messi ya no está tan solo en Brasil. Hoy, Gonzalo Higuaín apareció como nunca en esta Copa del Mundo, con un gol de goleador y un juego inteligente. Se nota que no está en su mejor condición física, pero sigue siendo un jugador determinante en un puesto, el de N°9 clásico, que no abunda en este plantel. Ante los suizos, fue Angel Di María, quien hoy salió lesionado en el primer tiempo y genera preocupación para lo que viene. Hoy, le tocó a Pipita. Dos socios de Leo, que no habían aparecido en la primera rueda. Van 9 minutos del segundo tiempo, Higuaín se va solo, le mete un caño a Kompany y define al travesaño. Sabella casi se cae al suelo en el lamento. El DT vivió el partido muy intensamente. Se la jugó en la antesala con los cambios. Sacó por bajo rendimiento a Federico Fernández y Fernando Gago y puso a Martín Demichelis y Lucas Biglia. Le salió bien. Sin descollar, la Argentina terminó superando a su rival, pese a sufrir en el final.
    El primer tiempo de la selección fue bueno. Empezó muy bien con el gol de Higuaín, luego de una jugada de Leo, que hasta recuperó el balón, un dato no menor, y un pase de Di María que rebotó en un jugador belga. La enganchó de primera y a festejar. Pelota como un misil lejos del arquero belga inatajable.
    Iban sólo 8 minutos y entonces se dio el partido que más le gusta a la Argentina, con espacios para salir de contra a partir de la velocidad de sus atacantes. Cada encuentro de Messi con Di María era una ilusión, esa que se quebró cuando Fideo debió dejar la cancha, a los 32 minutos, con una lesión muscular de la que se esperan novedades.
    El segundo tiempo parecía a la medida de la Argentina, que no supo aprovechar los espacios de un equipo belga que tenía que salir a buscar. Pudo haber un gol antes para liquidar el partido y no sufrir hasta el final, como en esos cinco minutos adicionales. La Argentina dio otro paso en el Mundial. Va de menor a mayor y ya está entre los cuatro mejores para empezar a ilusionarse.
    Ganó Argentina, Vamos Argentina!!!! Ya estamos en semifinales. Ya ganamos cinco de los siete que debemos jugar.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí