Inicio Deportes No pudo convertir y se quedó afuera en los penales

No pudo convertir y se quedó afuera en los penales

250
0
Compartir

Estudiantes igualó 1 a 1 en la vuelta ante Defensores de Belgrano de Villa Ramallo -mismo resultado de la ida-, pero en la definición terminó cayendo. El León mereció más pero pecó de falta de contundencia en el arco rival.

Estudiantes quedó eliminado ayer del Toneo Federal A al perder en semifinales de la fase reválida ante Defensores de Villa Ramallo.

Ayer, en el partido de vuelta, el Celeste cayó en la definición por penales 4 a 3, luego de igualar 1 a 1 en los 90’ reglamentarios (mismo resultado que se había producido en la ida).

Federico Castro (23.30’ PT) puso en ventaja al Granate, mientras que Maximiliano Comba (27’ ST) marcó la igualdad para el León.

El partido

El dueño de casa salió a jugar el encuentro con un ya conocido 4-4-2 con tres modificaciones en relación con el once que había presentado el miércoles en Villa Ramallo.

Con la baja obligada de Maximiliano Zbrun por suspensión, Vázquez se inclinó por la inclusión de Andrés Aimar para jugar como cinco tradicional, soltando a Alejandro Cabrera para la creación de fútbol. Además optó por Gastón Benavídez en lugar de Gonzalo Maffini y  por la vuelta de Alan Vester a la zaga por Emanuel Sesma.

El Granate dejó de lado la línea de tres en el fondo que había utilizado en la ida, para armar también un 4-4-2 y, a pesar de tener un jugador menos en la mitad de la cancha, se hizo fuerte para pelearles la pelota a los dueños de casa.

A diferencia de otros partidos en el Candini, el León no tuvo la claridad para lastimar por los costados y poder llegar con peligro al arco visitante. No fue buena la labor de Franco Coronel y Bruno Sepúlveda quedó muy solo para luchar con los centrales visitantes.

Con mucha disputa en la zona media, el partido no tenía situaciones claras de peligro, hasta que a los 23.30’ en una contra Moreno llegó al fondo por la izquierda y mandó el centro atrás para la aparición goleadora de Castro. Uno a cero para la visita.

Estando abajo en el marcador, Estudiantes trató de serenarse y buscar el juego asociado para dar vueltas las acciones, pero, a pesar de manejar el balón, no encontró la claridad necesaria para poder generar verdadero peligro y, más allá de algunas pelotas que llegaron por arriba y una chance que tuvo Comba, no puso en real peligro a Olivera.

En el complemento Vázquez entendió que debía modificar el flojo funcionamiento y mandó a la cancha a Álvaro Cuello y a Julio Cáceres por Andrés Aimar y Franco Coronel, respectivamente. Con esas modificaciones, el andar del equipo cambió, tuvo más volumen de juego en la mitad de la cancha y comenzaron a llegar las situaciones de gol.

Comba se volvió imparable por la derecha y se transformó en una verdadera pesadilla para la defensa granate que veía como una y otra vez el Chin llegaba al fondo y mandaba centros, pero sin que sus compañeros pudieran definir la jugada.

Y como si se hubiera cansado de generar tanto para el resto, el propio Comba fue a buscar un pelotazo largo de Lamolla, le puso el cuerpo a su defensor y, entrando al área, sacó un fuerte remate que pegó en el palo, rebotó en Olivera y se transformó en el empate cuando aún restaban 18 minutos para el cierre del encuentro.

El Celeste siguió apretando y generando peligro en el arco rival, hasta contó con una inmejorable situación de Sepúlveda, luego del centésimo desborde de Comba, pero el remate del Fino se fue desviado.

Llegó el final y nuevamente los penales como instrumento para definir la clasificación o no del León a la siguiente fase.

La serie comenzó con Olivera atajándole el penal a Lamolla, después Bonetto emparejó todo rematando alto, Cuello le devolvió la ventaja a la visita al estrellar su remate en el travesaño y en el último penal de la serie Peralta contuvo abajo la ejecución del otro arquero Olivera para llevar el suspenso a la serie de un penal por equipo (en el medio Cáceres, Abraham y Cabrera habían marcado el suyo).

En esta definición a muerte súbita Sepúlveda malogró su disparo con un fuerte remate que se fue muy alto y Gidi convirtió para decretar el fin de la ilusión celeste.

Como en el 2011 Defensores de Belgrano terminó festejando en Río Cuarto, ante una parcialidad celeste que se fue cantando en muestra de apoyo a este equipo que, a pesar de no llegar a la final, le hizo vivir una temporada extraordinaria.

Fuente: Tristán Amado de Diario Puntal

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here