Inicio CABECERA Barrio Alberdi: acciones solidarias contra la crisis

Barrio Alberdi: acciones solidarias contra la crisis

63
0
Compartir

Son referentes de tres barrios que advierten que muchas familias no llegan a comer a fin de mes. Hicieron una olla popular y dan actividades de contención social, como escuelas de fútbol y de música.

La crisis económica se siente fuerte en los barrios de la periferia, y en muchos casos empieza a faltar la comida en la mesa. Por fortuna, no faltan voluntarios dispuestos a dar una mano. En el sector de Nueva Argentina, dentro de barrio Alberdi, vecinos del lugar y de otros puntos de la ciudad se unieron para encarar acciones solidarias y ayudar a la gente a mejorar sus condiciones de vida. En ese marco, vecinos de ese barrio, del Mugica y de Ciudad Nueva formaron la Fundación Milagros, con la idea de ayudar a la gente en situación de vulnerabilidad. Ayer hicieron una olla popular y les entregaron porciones de comida a 80 personas.

Karina Santillán, que integra la fundación, comenta que los mismos vecinos empezaron a organizarse a partir de sentirse marginados. “Por eso, decidimos hacer acciones solidarias y empezamos poniendo un poco cada uno, hasta algunos proveedores de mi negocio aportaron para hacer cosas. Así surgió esto”.

Hace cuatro años que vienen trabajando junto con los vecinos de Nueva Argentina. Empezaron con los festejos del Día del Niño, pero después  fueron sumando una escuelita de fútbol y ahora preparan una escuela de música para enseñarles a los chicos del sector.

“Somos todos aprendices que tratamos de enseñarles a los chicos lo que sabemos. Nos moviliza ver que hay gente que tiene mucho talento pero que no lo puede explotar. Entonces, uno de los chicos que aprendió guitarra con nosotros ahora ya está tocando en la escuela y quiere seguir tocando”, señala la mujer.

Olla popular

En ese marco, también buscan darles soluciones a los problemas más urgentes, en particular la alimentación. Ayer, María Novillo, quien preside la Fundación Milagros, organizó una olla popular para 80 personas.

“Hay mucha necesidad por la crisis económica. Un poco cada uno, hicimos el mejor esfuerzo que pudimos, para darle un plato de comida a quien lo necesita. Los chicos prepararon un guiso de arroz”, dijo Santillán.

Dueña de un kiosco, la mujer advierte que la gente dispone de cada vez menos cantidad de dinero.

“Tengo un negocio y la verdad es que se nota menos movimiento. Además, te das cuenta de la necesidad que la gente va mostrando día a día. Muchos no llegan con la plata para comprar comida, por ejemplo”, relató.

“Cuando empezamos con esto, lo que nos impulsó fue que nadie se estaba ocupando del barrio. Ojo, aclaro que no siempre se trata de ir a buscar ayuda de otro, sino que nosotros también lo podemos hacer, poniendo un granito de arena cada uno”, agregó la mujer.

Fútbol barrial

Por su parte, Santiago Arcostanzo dirige un equipo que participa de la Liga Barrial de Fútbol y que se entrena en el barrio Nueva Argentina.

“A ellos les hace falta, y nosotros tratamos de darles ese espacio, para que empiecen a conocer los valores como el juego y el trabajo en equipo. Esa es nuestra idea”, señaló el joven.

¿El deporte cumple una función social?

Nosotros buscamos que los chicos se junten con los de otros barrios, porque siempre está el prejuicio de que entre los barrios hay bronca. Pero la verdad es que nosotros descubrimos que no es así. Quedó demostrado que se puede jugar con mucho amor por este deporte.

¿Cuántos chicos participan?

Tenemos entre 20 y 30 chicos de entre 8 y 14 años que vienen a entrenar acá, en la canchita que tenemos en Tucumán y Serrano. El problema que tenemos que pasaron camiones por arriba de la cancha después de que llovió, y por eso ahora nos hace falta traer una pala para que la nivele.

Trabajo social

Luis Gatti, que realiza trabajo social en el barrio Mugica, también integra la Fundación Milagros.

“Hace bastante tiempo que empezamos a trabajar en el barrio Mugica, especialmente en el sector donde está el centro comunitario. Nosotros empezamos a partir de un incidente que hubo entre este barrio y Jardín Norte. Las madres nos convocaron para que les demos una mano, y a partir de ahí empezamos a trabajar con apoyo escolar”, recuerda Gati.

Después sumaron fútbol, con un equipo que participó de los juegos Evita y luego entró a la Liga Barrial de Fútbol. “Después también arrancamos con la murga, y la idea es continuar y mejorar el año que viene”, agregó.

¿Cuántos chicos participan de la actividad?

Participan unos 30 chicos de la escuela de fútbol, que es lo que más convoca. También tenemos conformado un equipo de fútbol femenino, que para nosotros está buenísimo porque siempre se cree que este deporte es cosa de hombres y en realidad no es así.

Eso también ayuda para contener a las chicas, que suele ser más difícil.

Al principio, los chicos no querían entrenar con las nenas, pero ellas -a fuerza de voluntad- demostraron que tienen la misma capacidad que ellos. Muchas veces, nos reímos porque las chicas les pegan a los varones y quedan tirados en el piso. Al principio eran pocas y jugaban en equipos mixtos, pero hoy ya pueden conformar su propio equipo.

FUENTE: Diario Puntal

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here