Inicio CABECERA Armando, el cadete al que le robaron, ya tiene moto por la...

Armando, el cadete al que le robaron, ya tiene moto por la ayuda de la gente

41
0
Compartir

La difusión del caso del hombre que tiene 2 hijos a cargo, uno con discapacidad, generó una ola de solidaridad. Un vecino de la ciudad le dio su moto en préstamo, y muchos otros se comunicaron con él para dar una mano.

La difusión del caso del cadete Armando Aranda, al que le robaron la moto, generó una verdadera ola de solidaridad. Un vecino de la ciudad le dio en préstamo una moto para que, al menos, pueda seguir trabajando mientras espera novedades de la investigación policial. Pero, además, recibió numerosos llamados de personas interesadas en darle una mano. De esta forma, podrá seguir generando ingresos y haciendo trámites para sus hijos, en especial Ezequiel, de 5 años, que tiene discapacidad y necesita cuidados especiales.

La delicada situación que le toca atravesar a Armando y su familia a partir del robo de su herramienta de trabajo -publicada ayer por Puntal- caló hondo y rápidamente ganó popularidad en las redes sociales, donde en poco tiempo se multiplicó en perfiles y grupos de todo tipo. Poco tiempo atrás, perdió a su mujer, y quedó a cargo de dos hijos (también tiene una niña de 12), y el lunes le quitaron la moto, su herramienta de trabajo.

La buena noticia es que la difusión de su caso redundó en ayuda concreta: ayer temprano recibió una moto en préstamo, y también numerosos mensajes y llamados de riocuartenses con la intención de darle una mano.

Fue emocionante”

“Fue muy emocionante. Guido Curletto, un vecino de la ciudad, se contactó para decirme que ya tenía todo listo y la documentación reglamentaria de la moto, para poder hacer el permiso. Que después me acercara al registro del automotor para reunirme con él, y buscar la moto. Que la tenga el tiempo que sea necesario”, comentó Armando Aranda, el cadete al que le robaron la moto, en diálogo con Puntal AM!

“Me di cuenta de que fue un gesto grandísimo, de corazón, de parte de Guido, quien me dio en préstamo la moto. Y para mí también, porque él me dijo que la use el tiempo que necesite. La verdad es que esto me permite seguir trabajando, y me emociona muchísimo, por el gesto que tuvo. Desde que me leventé, me tirita el cuerpo de la emoción”, agregó el hombre, todavía conmovido por la respuesta de la gente.

“Lo que me sacaron era mi herramienta de trabajo, mi medio de movilidad. La verdad es que me cortaron los brazos. Pero hoy en día, que aparezca esta ayuda es algo muy bueno”.

Aranda recordó que, hasta hace unos meses, se manejaba en bicicleta, tanto para su trabajo como para llevar a sus chicos y hacer trámites.

“Hasta dos semanas antes de la pandemia me movía así. Con mucho esfuerzo, logré comprarme la moto, con la ayuda de una fábrica de Córdoba capital. Gracias a este vehículo pude hacer tareas de cadetería y cobranzas”, recordó en este sentido.

Recién el 17 de julio iba a estar en condiciones de escriturar la moto, gracias a que la dueña original del vehículo le había dado esa posibilidad, justo en medio de la pandemia.

De todas maneras, Armando no pierde las esperanzas de que su Keller 110 de color rojo finalmente aparezca, sea por la investigación policial o incluso si le piden rescate.

“Los muchachos de la estación de servicios dicen que vieron dos motos que se dieron a la fuga: una blanca y otra rosa. Y los vecinos dicen que vieron a esta última moto dando vueltas la mañana antes del robo. Espero que este dato sea clave en la investigación”, comentó en este sentido.

Sin embargo, comentó que no es la primera vez que le toca ser víctima de un robo. La primera, hace ya algún tiempo, fue más traumática: “Estaba afuera del Hospital, cuando tenía a mi hijo enfermo, y me sacaron el celular. Fue muy feo porque estaban armados”, recordó.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here