Inicio CABECERA La empleada de la jubilada asesinada en calle Alsina recibió una pena...

La empleada de la jubilada asesinada en calle Alsina recibió una pena de 18 años

93
0
Compartir

Su hijo, que cometió el hecho, fue condenado a 15 años de cárcel. A la pareja de la mujer le dieron 4 años de prisión. El crimen fue el 30 de julio del año pasado, en un departamento del macrocentro

En un juicio con jurados populares, Paula Rosana Gómez (45), empleada doméstica de Elba Robledo, recibió una condena de 18 años de cárcel por el homicidio de la mujer de 90 años, ocurrido el 30 de julio del año pasado en su departamento del primer piso del edificio de calle Alsina al 642, en el macrocentro de la ciudad.

La mujer de 90 años fue asaltada en su departamento por el hijo de su empleada doméstica y otros dos menores, fue golpeada y murió asfixiada por la tela que le pusieron en la boca para que no gritara.

Sergio Gabriel Cruceño, hijo de la empleada doméstica, recibió una pena de 15 años cárcel por la Cámara Primera del Crimen con la participación de jurados populares.

El tercer condenado fue la pareja de la empleada doméstica, Carlos Hugo Agramunt (51), quien recibió una pena de 4 años por encubrimiento calificado.

La resolución del juicio por el primer crimen en pandemia fue por unanimidad de sus integrantes. Gómez fue condenada por homicidio en ocasión de robo agravado por la intervención de menores de edad.

Ayer se conoció el dictamen del juicio por el primer crimen de la pandemia en la ciudad, mientras que el 29 de diciembre se dará lectura de los fundamentos.

Gómez fue condenada por homicidio en ocasión de robo agravado por la intervención de menores de edad. En el caso de su hijo, como coautor. En el juicio quedó probado que en el hecho intervinieron dos menores de 15 años, inimputables.

El fiscal Julio Rivero había pedido las mismas penas que dictaminó la Cámara Primera del Crimen.

Por su parte, el abogado Federico Guerrieri, defensor de Gómez y su hijo, solicitó una pena de un año, con el argumento de que eran responsables del hecho de robo.

Eduardo Massa, defensor de Agramunt, pidió su absolución.

Durante el proceso realizado en los últimos tres días en el edificio del Polo Judicial, se logró determinar la trama del robo diagramado por la empleada doméstica, al tomar conocimiento del lugar donde estaba guardado el dinero y los elementos de valor de la víctima.

En el departamento F del primer piso de calle Alsina al 600, la mujer tenía ahorrados 29 mil dólares, 400 mil pesos y varias alhajas de oro y plata.

Cruceño ingresó al edificio del macrocentro de la ciudad junto a dos menores, con un llavero electrónico que pudo hacerse su madre, en medio de la planificación del millonario robo.

Los ladrones lograron franquear la puerta del departamento y en su interior golpearon a la mujer, la ataron al cuello, la amordazaron y le taparon la nariz, por lo que terminó muriendo por asfixia.

Mientras la mujer yacía en su casa, los tres condenados comenzaron a gastar parte del botín en comercios de diferentes rubros de la ciudad

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here