Inicio CABECERA A 70 años de Evita y Perón en Rio Cuarto

A 70 años de Evita y Perón en Rio Cuarto

879
0

Un 21 de febrero pero de 1948, el entonces presidente Juan Domingo Perón y su esposa, María Eva Duarte, arribaron a Río Cuarto. Hoy, a 70 años de una visita única, Primero Noticias dialogó con el historiador riocuartense Omar Isaguirre quien recordó este hecho histórico para la ciudad que convocó a más de 30 mil personas.

«Fue el acontecimiento social y político de época, por ser la primera y única vez que se produjo en el apogeo, en el auge de la popularidad y de todos los acontecimientos que rodeaban al primer peronismo, como lo recuerdan todas las ciudades que pudieron contar con la visita de Perón y Evita», dijo Isaguirre.

El ex concejal e historiador recordó: «Aquel sábado 21 de febrero de 1948 tenía una razón de ser, estaban en la plenitud de la campaña política  para las elecciones parciales legislativas que se dan a los 2 años de cada mandato presidencial, con esto se renovaban bancas en la cámara de Senadores y fundamentalmente en Diputados, de hecho Rio Cuarto tenía un senador nacional con Felipe Gómez del Junco y otro legislador con Amado Curchod quien en 1948 murió en funciones».

El director del Archivo Histórico Municipal destacó que «ese año (1948) tuvo una gran significación ya que no siempre hay un diputado y senador de Rio Cuarto», y aclaró que en esa época n había intendente sino un comisionado municipal.

Isaguirre también se refirió a los antecedentes de la visita y el por qué de tanta expectativa: «En noviembre de 1947, un año antes, ya se había anunciado por los medios de comunicación con grandes titulares la visita de Perón, que después por cuestiones internas no pudo venir a lo que era un importante acontecimiento: el aniversario 150 de Rio Cuarto», por eso cuando se concretó la visita del presidente y la primera dama fue algo muy importante para la ciudadanía.

Aquel 21 de febrero Perón y Evita llegaron a bordo de un automóvil por la ruta Nacional 8, ingresaron por la que hoy es la calle Fray Quírico Porreca, tomaron por Marcelo T. de Alvear, cruzaron el Puente Carretero y se detuvieron ante la primera parada: la Plaza San Martín.

Omar Isaguire recordó que «Perón llegó manejando su propio auto, no lo caul no dejó de ser una cuestión llamativa, había llegado un poco más temprano a Río Cuarto en horas de la siesta y en aquel atardecer el viene manejando desde el «empalme» y realiza un primer alto en la plaza San Martin y como buen militar sanmartiniano rinde un homenaje al Padre de la Patria, allí se produce la recepción por parte de las autoridades Alfredo Nolasco Ferreira, comisionado municipal, el obispo Leopoldo Buteler y toda una serie de autoridades entre ellas José Espejo, titular de la CGT en Buenos Aires.

Luego el auto presidencial se dirigió a plaza General Roca, totalmente invadida por gente de Río Cuarto y de la región que muchos habían llegado en tren, ya que el pasaje era gratuito para la ocasión.

El historiador manifestó que «el efecto movilizador fue lo más llamativo» y señaló que la convocatoria fue multitudinaria. Señaló que hasta el día de hoy hay discrepancias sobre la cantidad de gente que acompañó a Perón y Evita en su paso por Río Cuarto. «El diario El Pueblo, antiperonista por naturaleza, hablaba de cifras más menguadas entre 16 mil y 25 mil, lo cual se si ese diario dio esa cifra es muy probable que hayan asistido unas 30 mil personas».

Omar Isaguirre señaló que en esa época el peronismo un utilizaba el gancho de inaugurar una obra. «La gente estaba dispuesta a ir a donde sea para conocerlo. Río Cuarto tuvo el gran privilegio de que el presidente venga con su esposa, cosa que no sucedió en todos lados. Por ejemplo, en Villa María, en el marco de la misma campaña electoral, Perón acudió solo, sin Evita», recordó.

El acto más importante fue frente a la Catedral, en un palco montado especialmente, la masiva concurrencia tuvo su esperado encuentro con Perón y Evita. Según Izaguirre, el discurso (arenga) más largo fue el del representate de la CGT y luego fue el turno de Perón y Evita.

«Fue la manifestación política más importante en Río Cuarto».

Una vez concluido el evento, el presidente y su esposa ingresaron al templo. Evita rezó una breve oración y juntos escucharon la interpretación del Ave María por parte de la Asociación Coral Sinfónica, dirigida por el notable Delfino Quirici.

“Después caminaron por la nave derecha de la Catedral y, en la zona de la sacristía, tenían una puerta abierta en el muro de la iglesia para que pudieran salir por la calle San Martín, frente al edificio en el que funcionó el viejo diario El Pueblo. La apertura del muro generó fuertes críticas por parte de los sectores ultracatólicos no peronistas, quienes sostenían que se había profanado el templo”, apuntó el director del archivo.

Poco antes de que oscureciera, Perón y Evita subieron nuevamente a un coche y se dirigieron al predio del Área de Material Río Cuarto (por aquel entonces Taller Regional) para ubicarse en la habitación que les habían reservado en el casino de oficiales.

“Después de las 20 horas de ese sábado arribaron a la base militar. Perón y Evita cenaron en el lugar, firmaron el libro de visitas y pasaron la noche. Al día siguiente, se levantaron y salieron desde la zona del casino de oficiales para continuar con su viaje (se dirigieron a Córdoba capital)”, recordó Isaguirre.

Para el historiador la movilización que se generó con la llegada de Perón y Evita a Río Cuarto, «fue la manifestación política más importante en la ciudad».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí