Inicio Cultura 90 años del colegio Industrial

90 años del colegio Industrial

4917
0
Compartir
- Imagen de Archivo -

Primero Noticias dialogó con Mirtha Alturria, quien hace 11 años que es directora del reconocido colegio técnico de la ciudad de Río Cuarto. “Como todos decimos el “Indu” es un sentimiento”, manifestó la directora con todo el cariño que implica la tarea diaria en la institución.

Este jueves el colegio secundario técnico, IPEM 259 Ambrosio Olmos, más reconocido como el “Indu”, cumple sus 90 años de existencia. Por esa razón, Primero Noticias se acercó al establecimiento para dialogar y compartir el testimonio de algunas personas que son parte de la vida y el sentimiento de la institución.

“Es como si hubiese estado toda una vida, mi padre fue alumno, como todos decimos el “Indu” es un sentimiento y lo tenés que vivir de esa manera y dedicarle mucho tiempo porque uno se encariña y va llevando la tarea día a día cada vez con más compromiso”, expresó Alturria, y transmitió las felicidades a todos los que ayudaron a que el secundario esté festejando el aniversario número 90.

Por su parte, la directora comentó que en la noche de este jueves se reunirán los docentes y planificarán algunas tareas para llevar adelante en 2017. “Nosotros nos proponemos siempre trabajar con los alumnos y queremos rememorar todo lo que significa ser egresado del Industrial, porque muchos docentes son recibidos de la escuela y también qué es lo que pretendemos para los alumnos que están actualmente y para los que terminan este año”, indicó la directora.

El establecimiento nació como escuela de Artes y Oficios, y fue cambiando no sólo de lugar sino también de nombres, hasta que en el año 27’ se lo denominó escuela Industrial o Ambrosio Olmos, por lo que Alturria aclaró que en un momento el secundario dependía de la Nación y luego comenzó a depender de la Provincia como IPEM 259. Cabe destacar, que hace cuatro años comenzó a ser un IPET, es decir que volvió a ser la escuela técnica que fue al principio de su historia, con el séptimo año agregado.

La directora, indicó que “el año pasado tuvimos una matrícula de 933 alumnos, y este año no sabemos porque todavía se están inscribiendo. El primer año ya tiene 240 inscriptos, que están repartidos en ocho divisiones”.

El colegio Industrial cuenta con tres especialidades: “Técnico en Industria y Proceso”; “Maestro Mayor de Obras”; “Técnicos electromecánicos”. Éstas, habilitan a los estudiantes no solo para seguir estudios superiores, sino también para trabajar de manera independiente.

Mirtha Alturria, manifestó con gran emoción que: “es increíble, por eso decimos que el “Indu” es un sentimiento que realmente nos ha costado mucho en esto de poder acompañarlos, de contenerlos, de sentirse ellos que nosotros estamos a la par de sus situaciones personales y que han sido terribles. Y de pronto vienen con título para devolverle a la escuela todo lo que ella les brindó, ya sea siendo ingenieros, militares, aparecen vestidos con sus ropas particulares; todo eso nos hace sentir parte de la familia”.

“Uno se siente satisfecho por hacer un labor que no es en vano”, dijo Alturria

La educadora entrevistada, compartió su emoción al mencionar el momento en el que le dio la noticia a su padre que iba a trabajar en el Industrial, “él ya estaba viejito con pocos momentos de lucidez, y decirle eso significó una emoción muy importante. Por eso es un doble compromiso el que he asumido: el de la vocación porque amo lo que hago, y también porque he tenido a mi padres y mis hijos como alumnos de la institución”.

Alturria: “Espero jubilarme siendo directora y docente de la escuela”

Por otro lado, el actual docente de la institución, Jorge Mior, comentó que casi todos los industriales de Río Cuarto han pasado por la escuela Insdutrial “sin la necesidad de terminar como técnico, porque antes, desde el tercer año se podía con un emprendimiento trabajar toda su vida, criar a sus hijos y hacerlos estudiar”. Agregó que él ingresó a los 12 años y que actualmente trabaja con los chicos ingresantes en el período de adaptación, “y uno recuerda las primeras veces que venía a la escuela, daba una impresión muy grande porque uno venía de una escuela muy chica y cuando se entra acá, no se puede creer que haya una escuela que sea tan grande y que tenga tantas máquinas”, expresó el profesor.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here