Con garra y dientes apretados ganó Uruguay

    311
    0

    Italia 0 Uruguay 1
    24 de junio. Natal.
    13:00.
    Uruguay lanzada a buscar el resultado que la llevara a octavos se olvidaba de contener el avance por las puntas del equipo italiano, que lentamente detenía la furia celeste. Pasados los 12 minutos Italia tenía la iniciativa sorprendiendo a muchos, que esperaban un equipo azzurro ultra defensivo. Cada cruce, cada roce y cada embestida, mostraba caras de pocos amigos entre italianos y uruguayos. Balotelli se encargaba de pegar varias murras a quien se le cruzaba y a los 21 vio la amarilla por faltas acumuladas. Por eso el delantero tano se perdería, si ganaba su equipo, el partido de octavos, por tener dos amonestaciones en esta primera parte del torneo. Estaban cerca de los 30 y Uruguay no se insinuaba como el que necesitaba ganar. Los rioplatenses estaban lentos e imprecisos. A los 32 un milagro y Buffon evitaron que el partido se pusiera en ventaja a favor de Uruguay. Poco y nada demostró Uruguay en el primer tiempo, que lo encontró a Cavani muy lejos del arco azzurro. A los 43 el desordenado y conservador era el equipo sudamericano. Italia estaba firme y hasta peligroso. Las expectativas uruguayas se iban desvaneciendo, necesitaban el descanso más que los tanos.
    En el segundo tiempo las cosas siguieron de la misma manera. Italia siguió raspando como de costumbre. A los 57 faltaba un poco más de compromiso de parte de Uruguay y el cebolla Rodríguez le pegó mordido, y la dejó lejos del arco de Buffon. A los 59, por un planchazo de Marchisio a Arébalo Ríos, los tanos se quedaron con uno menos. Los orientales con el cuchillo entre los dientes se lanzaron a conseguir la diferencia que los clasificara a la próxima ronda. A los 65 Suárez se lo perdió solo ante Buffon que sacó chapa de grande entre grandes. A los 73 cualquier excusa era interesante para que pasaran los minutos. Italia es un especialista en este tipo de shows. Así comenzaron a llover los centros en el área italiana mientras se apagaba la vida en este mundial para los uruguayos. Luis Suárez mezclaba sus limitaciones con mordidas a los defensores uruguayos. Pero la mística apareció y a los 80, Gooool de Uruguay, Godín resucitó a los fantasmas de Obdulio Varela y Alcídes Gigghia, tembló todo Brasil. Uruguay en tierra brasilera revive y está latente, agazapado. Los hinchas uruguayos gritaban despavoridos, alegres y emocionados. A los 87 los charrúas trababan hasta con la cabeza, dientes apretados y garra de la mano de Godín. 5 minutos de descuento. Con el corazón y la garra celeste ganó Uruguay y se metió en octavos pasando el grupo de la muerte.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí